La Biblioteca de Castilla-La Mancha fue el escenario elegido para la segunda jornada de la Semana del Cerebro que, hasta el próximo día 16, están desarrollando en Toledo investigadores del Hospital Nacional de Parapléjicos para acercar la Neurociencia a los ciudadanos.

El encargado de abrir la jornada fue el responsable del laboratorio de Función Sensitivo-motora del Hospital de Parapléjicos, el Dr. Julian Taylor, que comenzó su ponencia, titulada “Aceite de oliva: bueno para la cocina y para el sistema nervioso”, repartiendo material a los niños asistentes para que ideasen una molécula similar a la que han desarrollado en su laboratorio y que es la clave del estudio que están llevando a cabo con acido oleico.

Según aclaró Taylor, esta molécula, que está compuesta por albúmina y acido oleico -sustancia que aparece en abundancia en las aceitunas de la variedad cornicabra que se cultivan en la denominación de origen “Montes de Toledo”-, tiene un efecto analgésico, potenciador de la recuperación motora y anti-inflamatorio. “El objetivo ahora -explicó Taylor- es descubrir cuál es la mejor manera de adminitrar esta molécula para que atraviese la barrera hematoencefálica que nos defiende de las toxinas, y lograr así el efecto deseado en pacientes con lesión medular espinal”.

taylor

Esta segunda jornada contó también con la participación del responsable del laboratorio de Biología de Membranas y Reparación Axonal del Hosptial de Parapléjicos, el Dr. Ernesto Doncel, quien ha dado a conocer el trabajo que químicos y neurobiólgos desarrollan en el grupo de Química Neuro-regenerativa que él coordina, y que se enmarca en el estudio y tratamiento, a nivel experimental, del Sistema Nervioso Central lesionado. Desde este grupo de trabajo se busca superar la respuesta de inhibición después de un trauma del Sistema Nervioso Central y poder promover la regeneración de fibras nerviosas. Para ello, ha explicado Doncel, abordan diversas estrategias como la preparación de moléculas sintéticas que apoyen el crecimeinto, la re-mielinización de axones y que, a su vez, reduzcan la respuesta inhibitoria del Sistema Nerviosa Central después de una lesión. Asímismo, Doncel ha explicado que estudian diferentes tipos de células como una posible terapia de tratamiento del Sistema Nervioso Central lesionado como son las células madre neurales o las células promotoras del crecimiento axonal, entre otras.

Para cerrar la jornada, las enfermeras de la Unidad de Rehabilitación Infantil del Hospital de Parapléjicos, Ana Escobar y Sagrario García explicaron el trabajo que se lleva a cabo con los pacientes más pequeños del Hospital toledano. Un equipo multidisciplinar es el encargado de reemplazar al niño en todas las actividades que él no puede realizar, hasta que consigue estabilizarse y se empieza con la reeducación, tanto del paciente como de sus familiares, que le ayudará a desenvolverse lo más independientemente posible, con la lesión que tiene. En esta unidad, explicó Ana Escobar, se aplica un plan de cuidados para solventar las necesidades básicas de estos niños y evitar complicaciones, como son la necesidad de una correcta nutrición e hidratación, la necesidad de una eliminación urinaria e intestinal, la necesidad de decanso y sueño, los cuidados de la piel y las necesidades de termorregulación y movilidad, entre otras.

Fuente: www.infomedula.org